jueves, 21 de mayo de 2009

0354 21/4 - Libertadores: Defensor elimino a Boca

Defensor Sporting hizo historia, gano 1-0 con un bombazo de Diego De Souza y dejo al Xeneize con las manos vacias en el semestre. Le gano por primera vez, a un Boca, que no perdia adentro por Copa Libertadores desde el ano 2003, cuando cayo ante Paysandu. A los 27 del primer tiempo llego el mazazo de los uruguayos. Los de Carlos Ischia despilfarraron una y mil ocasiones en un partido vibrante. La ida habia terminado 2-2. A los 27 minutos se paralizo el estadio. Tras una gran maniobra, Diego De Souza anticipo a todos los defensores de Boca, desenfundo un latigazo de derecha y decreto el 1-0. A la postre, esa seria la diferencia entre el cuadro violeta y el Xeneize, que se quedo con las manos vacias en octavos de final de la Copa. Todo parecia sencillo para los de Carlos Ischia. Con el 2-2 en el Centenario, les alcanzaba hasta con un empate en uno y el encuentro pintaba para un tramite sencillo. Sin embargo, los planes cambiaron en la fatidica conquista del siete del cuadro charrua. Hasta alli, Boca habia mostrado sus credenciales poniendo a su rival contra las cuerdas. De entrada se lo perdieron Cristian Chavez, Fabian Vargas y Palermo en una tendencia de lo que seria el duelo. El Xeneize, en ese primer tramo, hizo todo bien salvo algo esencial para sus aspiraciones: la definicion. Como le sucedio en los ultimos juegos, genero peligro, pero fallo cada chance de gol por impericia propia y virtudes ajenas -en la Bombonera, Martin Silva fue una muralla inexorable para la ambicion copera del equipo del Pelado. Chavez, en primera instancia, y Sebastian Battaglia volvieron a fallar en el ultimo toque tras una serie de rebotes en el area. Antes de la finalizacion del PT, el volante central metio un cabezazo a quemarropa, pero el uno de Defensor salvo a sus colores con una tapada fenomenal. Y el Xeneize, alli, se quebro animicamente. En el complemento, Boca fue una sombra, le costo generar riesgo y jugo con el nerviosismo de saberse fuera de la Libertadores. Juan Roman Riquelme estuvo apagado e interminente. Carlos Ischia busco en el banco de suplentes, pero la historia estaba escrita.