jueves, 19 de noviembre de 2009

0586 19/11: Palmeiras: Despidio a dos jugadores

El club Palmeiras, hasta hace dos semanas lider del Campeonato Brasileno y que era uno de los mayores favoritos a quedarse con el titulo este ano, anuncio hoy el despido de los dos jugadores que protagonizaron una pelea en el partido de anoche contra el Gremio y terminaron perjudicando al equipo. El delantero Obina y el zaguero Mauricio, que se midieron a punetazos al final del primer tiempo del partido frente al Gremio y, con su expulsion, dejaron al Palmeiras con apenas nueve jugadores en la cancha, no volveran a vestir el uniforme del club verde de la ciudad de Sao Paulo, segun determino la direccion del equipo. Obina ya regreso a Rio de Janeiro, debido a que tiene contrato con el club Flamengo y estaba en el Palmeiras en condicion de cedido, en tanto que Mauricio tendra que buscar un destino y negociar la rescision de su contrato. Los propios jugadores del Palmeiras admitieron que la derrota por 2-0 que el club encajo en su visita de ayer al Gremio practicamente dejo al equipo sin posibilidades de conquistar el titulo este ano. El traspies dejo al Palmeiras con 59 puntos, a tres del lider Sao Paulo (62) y a uno del Flamengo (60). Pero el Palmeiras, a tres jornadas del final de la Liga, tiene ahora un partido a mas que sus adversarios por el titulo. El Sao Paulo visitara el domingo al alicaido Botafogo y el Flamengo recibira en casa al Goias ese mismo dia, por lo que los dos pondran aumentar su ventaja en la clasificacion. La derrota incluso puede dejar al Palmeiras fuera de los cuatro primeros de la clasificacion, que son premiados con cupos a la Copa Libertadores del proximo ano, porque tiene a tres perseguidores en los talones. El despido de Obina y de Mauricio, justificado por la pelea, la expulsion y los danos al equipo, fue anunciado poco despues del partido, ya en la madrugada, por el vicepresidente de futbol del Palmeiras, Gilberto Cipullo. La discusion se origino por la reclamacion de Obina por un supuesto error de Mauricio que permitio el primer gol del Gremio y los dos tuvieron que ser separados por sus companeros tras medirse a los punos aun en la cancha del estadio Olimpico de la ciudad de Porto Alegre y a la vista del arbitro del partido.