domingo, 25 de octubre de 2009

0692 25/10: Apetura: Arsenal 1 - Gimnasia LP 0

Arsenal derroto 1-0 a Gimnasia y Esgrima La Plata, en un encuentro entre rivales directos en la lucha por la permanencia en primera division. Galvan, luego de acomodar la pelota con la mano, marco para los del Viaducto a los 39 minutos del segundo tiempo. El tanto de Galvan (tomo la pelota con la mano y empujo a la red el centro de Federico Poggi) fue logrado a minutos del final del juego. El partido estaba para un empate clavado, pero el juez de linea Claudio Rouco no vio la clara mano de Galvan, y asi Arsenal se quedo con los tres puntos, que por lo realizado durante los 90 minutos, no merecia. El comienzo fue alentador para Arsenal, que manejo la pelota y dispuso de una clara posibilidad de gol en los pies de Mauro Matos, a los 14 minutos, pero solo ante Gaston Sessa, remato alto. Despues del cuarto de hora, Gimnasia comenzo a monopolizar mas el balon y a ejercer dominio, aunque sin inquietar mucho a Cristian Campestrini. Una muestra de la ineficacia de los dos equipos o da el hecho que el `Lobo` tuvo una sola ocasion para desnivelar el marcador y fue un remate bajo de Juan Cuevas que contuvo Campestrini. En el segundo tiempo las cosas no cambiaron, ya que la imprecision y la falta de punteria en la definicion fueron lo que marcaron el desarrollo. Gimnasia quiza busco algo mas, pero carecio de claridad en los metros finales, y a los 38 minutos, Lucas Castro se lo perdio solo con el arquero. En la replica llego el gol de Arsenal totalmente viciado de nulidad, ya que Diego Galvan paro con la mano el centro desde la izquierda de Poggi y la envio a la red. El arbitro Patricio Loustau convalido el tanto, pese a la protesta de Sessa y tres companeros, mientras su asistente Rouco, en una tarde para el olvido, permanecia con su bandera baja. En los minutos finales, Gimnasia presiono en procura de la igualdad, pero no pudo concretarla y se fue de Sarandi mascullando bronca y con toda la furia contra el arbitro Loustau (pesimo desempeno) y su colaborador Rouco, ya que se sintieron robados.