domingo, 21 de junio de 2009

0219 21/6 - Clausura: Boca 1 - Gimnasia La Plata 2

Boca Juniors extendió su crisis al perder 2-1 en condición de local ante Gimnasia y Esgrima de La Plata, que continuará en Primera División si gana en la última fecha del torneo Clausura. El interinato de Abel Alves en el banco de Boca comenzó con la misma tónica que lo desarrollado por el equipo en la última etapa de Carlos Ischia, sin hacer pie en el fondo y con poca efectividad en los últimos metros. Muy rápidamente llegó el primero del Lobo. Nicolás Gaitán en posición de lateral izquierdo rechazó la pelota a la otra banda, a los pies de Luciano Aued, quien fue hasta el fondo y envió un centro perfecto a la cabeza de Diego Alonso para marcar el 1-0. A tres minutos del final de la etapa inicial iba a llegar la jugada polémica del encuentro, y la que inclinó la balanza para calificar la tarea de Juan Pablo Pompei como mala, porque Martín Palermo se dejó caer ante la marca de Rubén Maldonado y el árbitro sancionó un penal inexistente, que el goleador se encargó de transformar en empate. El complemento comenzó calcado a la etapa inicial, y en ese contexto el Lobo encontró una nueva ventaja a los 9’, con una pelota detenida para que salte a un cabezazo limpio Ariel Agüero, ante la pasividad de un Abbondanzieri, que una vez más demostró que no sabe salír A partir de ahí, Gimnasia cambió la filosofía y optó por la paciencia, de esperar la reacción del rival e hilvanar sus propias jugadas cada vez que consiguió la pelota, monopolio del equipo local a lo largo de toda la segunda parte. Los dientes apretados de Gimnasia fueron creciendo a la par de la falta de ideas de Boca, y Palermo se tiraba en el área esperando otra ayuda del árbitro. Con la movilidad de Cuevas, quien tuvo una chance inmejorable para liquidar el encuentro, Aued, Alonso y una suma de voluntades, Gimnasia aguantó el resultado a favor, contrastando con la inconsistencia de Riquelme, Palacio y el mismo Palermo. Gimnasia depende de un triunfo ante su similar jujeño para quedarse en Primera División.