sábado, 22 de agosto de 2009

0960 22/8 - Apertura: Arsenal 0 - Estudiantes 2

Justa victoria de Estudiantes de La Plata por 2-0 sobre Arsenal en su visita al Viaducto. Con Juan Sebastian Veron, como estandarte y armador de juego, las acciones eran estudiadas por ambos conjuntos, con una mejor terminacion de los dirigidos por Alejandro Sabella. Pero el marcador se iba a abrir de manera rapida, casi de los vestuarios. Una jugada con centro de la izquierda de Leandro Benitez, y quien aparecio fue Mauro Boselli que vencio la resistencia de Cristian Campestrini, ante el intento fallido del rechazo de la defensa. A partir de los diez minutos los dos equipos bajaron el ritmo y las imprecisiones comenzaron a notarse en el mediocampo, lo que impedia la llegada con profundidad para ambos equipos. Sin embargo, Arsenal, dormido y con muchos desaciertos, casi sufre la caida de la valla por segunda vez. Un remate de Enzo Perez que de manera brillante Campestrini dejo sin chances a Estudiantes. El dueno de casa iba a demostrar que de contra por momentos le podria llegar, por el sector derecho, a espaldas de Juan Manuel Diaz podia inquietar a los platenses. Quien no escatimo en atacar fue Matias Jara, que casi iguala el partido, un mano a mano del cordobes con Damian Albil, pero el reemplazante de Mariano Andujar le ahogo el gol y el empate. De ahi en mas el juego se torno friccionado y estatico, aunque de a ratos quien se equivocaba podia llegar a pagar caro las imprecisiones a manos de su rival. Pero como en el comienzo, el “Pincha” amplio la ventaja y tras un tiro libre desde la izquierda y gracias al centro de Benitez, aparecio Cristian Cellay y amplio la ventaja, para irse a los vestuarios con dos goles de diferencia. Lo mejor de Estudiantes fue para Leandro Benitez por izquierda, mientras que en el local, todo fue para un Matias Jara que se mostro y lucho por todo el frente de ataque, pero sin compania en el ataque. Asi se iba un primer tiempo donde lo mejor fue el trabajo de los dirigidos por Sabella, ya que “golpeo” en el momento justo y genero la diferencia de dos goles para los visitantes, ante un Arsenal vacio, gris y sin gol.