miércoles, 8 de julio de 2009

0143 8/7 - Libertadores: Estudiantes 0 - Cruzeiro 0

Estudiantes de La Plata igualo 0-0 ante Cruzeiro de Belo Horinzonte, en el partido de ida por la final de la Copa Libertadores de America. Se jugo en un colmado estadio Ciudad de La Plata, con un regular arbitraje del uruguayo Jorge Larrionda, quien se equivoco en fallos menores y no tuvo autoridad para evitar el juego brusco de ambos equipos. El Pincha dependio de la inspiracion de Juan Sebastian Veron y al final pudo haberse quedado con las manos vacias. Todo el color de la previa a la primera gran final de esta Copa Libertadores, con fiesta de luces, musica, bengalas, humo de colores, lo unico que provoco fue que los 22 protagonistas salieran con mas nervios y dudas que con certezas futbolisticas. Los primeros 90 minutos previos a saber que equipo levantara la Copa Libertadores, encontro a Estudiantes y Cruzeiro repletos de imprecisiones, peleando en cada metro de la cancha, olvidandose de jugar. Y ese panorama favorecia a los brasilenos, que salieron decididos a esperar ordenados en el fondo y a tratar de cruzar la mitad de cancha con poca gente, cuando las situaciones de juego lo permitieran. En Estudiantes todo era nerviosismo, solo la claridad de Veron podia levantar los animos, como cuando pasados los diez minutos la Brujita pateo un tiro libre, que con esfuerzo envio el arquero de Cruzeiro al corner. A partir de ese momento parecio despertarse Estudiantes, con la movilidad de Gaston Fernandez y Mauro Boselli adelante, sumandose por derecha Enzo Perez, quien tuvo una chance clara, pero otra vez una aparicion acertada del arquero Fabio salvo a los de Belo Horizonte. En ese contexto se jugo el encuentro. El equipo de Alejandro Sabella dispuso de la iniciativa, pero jamas consiguio claridad y precision para comprometer la resistencia de los brasilenos. El principal responsable para que el partido terminara sin goles fue el arquero Fabio. En el primer tiempo, le saco dos remates de larga distancia a Veron y le tapo un mano a mano a Enzo Perez. Y en el complemento, ahogo los gritos platenses al desviar un tiro de Boselli y un cabezazo de Desabato.